Las plataformas elevadoras permiten realizar trabajos en altura con seguridad en todo tipo de terrenos y situaciones. A veces puede resultar difícil saber qué tipo de máquina se ajusta mejor a los requisitos de un proyecto en concreto, pero lo cierto es que siempre hay un tipo de plataforma idónea para cada caso.

Un reto muy frecuente en los trabajos en altura es cuando no es posible estacionar la plataforma justo debajo del lugar de trabajo, ni siquiera cerca de éste. En estos casos necesitaremos una máquina que nos dé alcance horizontal. Las plataformas que cumplen este requisito son las de brazo articulado y las de brazo telescópico.

Sabiendo esto, deberemos elegir cuál de estos dos tipos de plataforma nos conviene más. Para ello, hay que tener en cuenta las características y limitaciones del trabajo. Las más relevantes son:

¿En interior o al aire libre?

Si el trabajo es en interiores, es preciso utilizar una plataforma a batería para evitar emisiones nocivas. Habría que descartar los brazos telescópicos, puesto que sólo los brazos articulados disponen de modelos eléctricos.

En exteriores usaremos plataformas diésel. Es posible también usar una plataforma a batería, pero éstas requieren un pavimento totalmente nivelado y regular para funcionar correctamente y también se requiere disponer de un punto de carga de las baterías de 220V, condiciones que casi nunca se dan en los espacios al exterior.

¿Cómo es el obstáculo y a qué distancia y posición se encuentra del lugar de trabajo?

Cuando el obstáculo tiene poca altura y podemos salvarlo fácilmente con una plataforma articulada, es preferible optar por este tipo de plataforma. Si en cambio necesitamos alejar la plataforma del lugar de trabajo, es mejor contar con una plataforma de brazo telescópico.

En la ficha técnica de las plataformas se puede consultar el arco de trabajo, donde veremos claramente las distancias que podemos cubrir. En la gráfica, la zona sombreada nos indica la zona de trabajo.

Arco de trabajo de un brazo articulado

En una plataforma articulada deberemos tener en cuenta el punto de articulación para determinar si podemos salvar el obstáculo.

El arco de trabajo también nos indica que este modelo puede trabajar en negativo, esto es, por debajo del nivel del suelo. Todos los modelos de este tipo de plataforma ofrecen esta posibilidad.

Arco de trabajo plataforma de brazo articulado

Ejemplo de gráfica de arco de trabajo de una plataforma de brazo articulado

 

Arco de trabajo de un brazo telescópico

Los modelos telescópicos son los que ofrecen mayores alcances. El brazo es totalmente rígido, sin articulación, lo que permite trabajar a una mayor separación del lugar de trabajo. Algunos modelos también tienen la opción de trabajar en negativo.

Las dos zonas sombreadas indican la capacidad de carga máxima permitida según la extensión del brazo.

Arco de trabajo plataforma de brazo telescopico

Ejemplo de gráfica de arco de trabajo de una plataforma de brazo telescópico

¿Cuál elegir si ambos tipos de plataforma son adecuados?

Nos podemos encontrar con algunos casos en los que tanto las plataformas de brazo articulado como las de brazo telescópico permiten realizar el trabajo. En estos casos, es recomendable elegir siempre la plataforma que sea más cómoda en función de otras características.

Para ayudarle con esta elección y en cualquiera de los casos, en Universal Plataformas Aéreas contamos con técnicos comerciales con más de 20 años de experiencia en el sector, que le asesorarán en la selección de la maquinaria más adecuada a sus necesidades. No dude en consultarnos sobre los requisitos específicos de su proyecto.

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a nuestra lista de correo para recibir nuestras novedades y ofertas especiales.

Puedes cancelar tu suscripción cuando quieras mediante el enlace que encontrarás en el boletín.

Gracias por suscribirte!